10 Errores Que Pueden Salir Caros Al Instalar Placas Solares

Antes de pasarme al solar empecé a indagar sobre todo el proceso que supone instalar placas solares, di con un montón de fallos y errores que pude solventar por el camino. Por ello, los cuento aquí para que no te pase lo mismo.

Una inversión tan grande y costosa como la de poner placas solares sobre el techo de nuestra propiedad, puede llevar consigo muchos errores, desde confundir el objetivo que realmente tenemos al instalar placas solares hasta poner más placas de la cuenta.

Te los explico.

1. Confundir Una Instalación Solar Conectada a la Red con Una Instalación Desconectada

Gracias a una instalación de placas solares somos capaces de generar nuestra propia electricidad para la propiedad en la que vivimos o alojamos nuestro negocio.

Sin embargo, es un error pensar que eso nos va a permitir producir energía el 100% del tiempo y por tanto estar desconectados de la red.

Si no contamos con baterías, por las noches no contaremos con la energía proveniente del sol, por lo que tendremos que hacer uso de la electricidad de las compañías eléctricas. Por ello, deberemos contratar una tarifa discriminatoria en la que consigamos la energía más barata por la noche, ya que será cuando utilicemos su energía en vez de la de nuestra instalación.

Una instalación totalmente desconectada de la red cuenta con baterías. De esta manera por el día no solo garantizamos nuestro consumo con la energía producida por las placas, sino que también cargamos las baterías para por la noche poder utilizar esa energía acumulada en ellas.

Sin embargo el coste de las baterías hoy en día es alto y sigue saliendo a cuenta tener una instalación conectada a la red, ya que seguiremos disfrutando de un ahorro importante.

Sin embargo, pueden ser una buena opción si vivimos en lugares con frecuentes apagones dado las condiciones del clima, localización y otros factores. Al igual que si tenemos equipo que necesita de la electricidad todo el tiempo y por tanto sufrir un corte en la electricidad durante unas horas puede causar daños irreparables.

2. No Es Lo Mismo Horas de Sol que Horas Solares

Las horas solares es una medida que se usa en la instalción de placas solares que determina el número de horas que se va a estar produciendo energía solar, ya que que el sol salga a las 6 de la mañana y se ponga a las 9 de la noche no significa que vayamos a producir energía todas esas horas.

En verano podemos pensar que por tener días más largos y por tanto más horas de luz, vamos a producir más energía, sin embargo las horas de máxima eficiencia serán aquellas en la que el sol se encuentre en una posición más perpendicular a los paneles.

Se estima que las horas que se produce energía de manera eficiente puede ir entre 4 y 6 horas diarias, dependiendo de la localización y la estación del año en la que nos encontremos.

Esto es importante conocerlo, ya que a la hora de hacer el cálculo de nuestra producción de energía estimada podemos cometer un fallo y hacer el diseño de nuestra instalación totalmente de manera errónea.

3. A las Placas Solares Les Gusta el Frío

Un error muy común es pensar que por más calor una mayor eficiencia en los paneles solares.

Nada más lejos de la realidad, las placas solares son testadas en condiciones de entre 20 y 25 grados, y por cada grado que aumente la temperatura se perderán puntos porcentuales de eficiencia, los cuales varían de un panel solar a otro y los podremos comprobar en la ficha técnica del panel. Este es el llamado: coeficiente de degradación.

Por lo que a pesar de que en los meses de invierno los días son más cortos, los paneles trabajan más eficientemente al no sufrir altas temperaturas.

4. Escuchar a las Personas Equivocadas

«Mi vecino se ha puesto placas solares y me ha dicho que…»

«Este vendedor de placas ha llamado a mi puerta y me ha ofrecido el mejor trato posible para hacer una instalación…»

Por lo general, desconfía de aquella persona que no sea un experto en la materia. En cuanto a placas solares, cada instalación es diferente y cada persona tiene unas necesidades distintas. Por ello antes hay que informarse.

De igual manera si alguien llama a tu puerta o por lo general intenta venderte el mejor trato del mundo, puede que simplemente quiera cobrar una comisión. Puede que te ofrezca un trato muy barato pero porque las placas y el equipo también lo sean, y lo barato, sale caro…

5. Ir a lo Barato

Como ya he comentado en el punto anterior: lo barato sale caro. Y esta frase no podía tener mayor razón en cuánto a una instalación de placas solares se refiere.

Una instalación de estas características se hacen con el fin de que duren entre 25 y 30 años, sin que tengamos que preocuparnos constantemente del mantenimiento y recambio de las piezas.

Si instalamos unas placas solares mediocres con un equipo de software malo tendremos que estar cambiando piezas, ajustando métricas y monitoreando los resultados cada poco tiempo , por lo que se puede convertir en una pesadilla.

Si lo que queremos es una instalación duradera, fiable y que no nos de problemas, sin duda deberemos preferir calidad a precios baratos.

6. Pensar que una Instalación en Paneles Solares Es una Mala Inversión

Pensemos en las placas solares como un producto financiero en el que se va a invertir.

Como ya escribí en otro post, el rendimiento o rentabilidad de las placas solares es de entre un 16 y un 21% para viviendas unifamiliares y en el caso de empresas incluso más.

Esto significa que la inversión que se hace puede ser recuperada en tan solo 5 o 7 años desde el momento en el que lo pusimos y a los precios de hoy en día. Si tenemos en cuenta que cada vez más la tecnología y los procesos se van abaratando en esta industria, el tiempo se irá reduciendo.

A día de hoy es raro que un producto financiero te aporte tal rentabilidad y de manera tan sostenida en el tiempo. Por lo que pensar que la energía solar para nuestra propiedad es una mala inversión es una equivocación.

De igual modo, aquella vivienda o propiedad que tenga una instalación solar aumentará su valor de mercado, por lo que a la hora de venderla el comprador estará dispuesto a pagar más, ya que supondrá un ahorro futuro para él también.

7. No Saber Nuestro Consumo Real (y Futuro)

Todos tenemos una gran cantidad de electrodomésticos y aparatos que cargamos en nuestra casa, y calcular el consumo que creemos hacer de ellos no es tarea fácil y solemos calcularlo a la baja.

Hoy en día hay aparatos que pueden calcular el consumo que hace cada electrodoméstico. O también podremos ver en la información del fabricante de cada uno.

De igual modo, mirar nuestro última factura de la luz tampoco servirá para averiguar nuestro kit solar. Ya que de esa manera no tendremos diversos factores que ejercen un impacto sobre nuestras placas, tales como:

  • El clima.
  • La sombra y obstáculos.
  • La inclinación y orientación de los paneles.
  • Deterioro de los paneles
  • Y muchas más

Otro factor a tener en cuenta es que cuando instalemos placas solares, estas, no rendirán al mismo nivel de eficiencia que dentro de unos años, ya que estos tienen una pérdida año tras año de entre un 0.4 y un 1% por cada año. Por lo que al número de placas que calculemos en la actualidad bastará con añadirle uno o dos paneles más.

Finalmente, un fallo muy común es no tener en cuenta la energía que utilizaremos en un futuro. Podemos tener hijos, familia, mascotas, comprar más y mejores electrodomésticos e incluso querer en un futuro un coche eléctrico que necesitará cargarse.

La tendencia general es que a lo largo de nuestra vida nuestros requerimientos de energía vayan aumentando. Y puedes pensar: no pasa nada pondré más paneles solares! Pero para ello tendrás que tener en cuenta si tu techo tiene más espacio y si el equipo que tienes soporta una mayor cantidad de electricidad.

8. Comprar los Paneles Antes de Hacer un Estudio

Comprar 8 paneles cuando necesitabas 12. Comprar el inversor equivocado, calcular nuestro consumo de manera errónea. Incluso comprar paneles térmicos cuando lo que queríamos eran fotovoltaicos. Estos errores son más comunes de lo que parecen y lo mejor es hacer un análisis detenido de lo que vamos a necesitar.

Como cualquier inversión importante de más de 4 cifras debemos tener todos los factores en cuenta. Por ello, consultar con un experto todos los aspectos importantes merecerá la pena.

Comparar diferentes empresas, paneles, inversores y todo lo necesario es un trabajo dificultoso y que si no somos expertos podemos equivocarnos muy fácilmente, por lo que consultar empresas especializadas nos ahorrará tiempo y dinero en un futuro.

A la hora de hacer la decisión deberemos tener claro diferentes factores:

  • Considerar el soporte Post-venta de la empresa que nos hace la insalación: Esta es una de las cosas en las que las compañías baratas suele fallar, ya que después de haber hecho la instalación surgen muchas preguntas y situaciones en las que necesitaremos del apoyo de la empresa. Por lo que elegir una empresa que tenga un buen servicio depués de la venta será crítico en nuestra decisión.
  • No leer o No entender las condiciones de las garantías: Una garantía estandar es aquella que cubre la vida de los paneles solares durante 25 años, por lo que debes tenerlo en cuenta cuando te la vayan a ofrecer. La garantía debe cubrir no solo las placas sino también los inversores, el mantenimiento y todo trabajo que lleven las placas en un periodo de tiempo cercano a la instalación.
  • No preguntar si el instalador cuenta con la certificación y la experiencia necesaria para hacer la instalación.
  • No investigar las marcas de paneles y equipos con los que la empresa trabaja: De esta manera sabremos si lo que recomienda la empresa son equipos de buena o baja calidad y por tanto saber como de buena va a ser nuestra instalación.

9. El Voltaje

Tu sistema solar debe ser diseñado de manera que el voltaje que se consiga con las placas solares coincida o sea adecuado para el sistema de software e inversores que se van a usar.

Este calculo no es tan fácil, si bien tenemos que tener en cuenta diferentes variables, como la temperatura que puede soportar el sistema, altibajos de energía, etc.

No tener el correcto voltaje para el sistema instalado puede hacer que la instalación funcione por debajo de sus posibilidades, o peor, que cause daños en el equipo o que no cargue correctamente las baterías en caso de tenerlas.

10. No Aprovecharse de las Subvenciones

¿Si pudieses conseguir tus placas solares a un 30% de descuento lo harías?

Hoy en día muchas gobiernos incentivan a negocios y viviendas particulares a pasarse a fuentes de energía renovables y limpias.

Para ello, dependiendo de la comunidad autónoma en la que vivas obtendrás unas ventajas u otras ¿lo mejor? exigir a la empresa instaladora que vayas a contratar que este al día de todas las subvenciones y ventajas fiscales que se pueden conseguir para tener una instalación más barata.

Conclusión

Como ves estos son algunos de los fallos que podemos cometer al pasarnos al consumo solar, aun hay más y pueden no tenerse en cuenta.

A la conclusión a la que quiero llegar es que una inversión tan importante debe ser atendida con cuidado y no tomar una decisión a la ligera. Lo mejor es asesorarse de expertos y demandarles la máxima calidad y el mejor servicio posible.

En definitiva, tomar una decisión formada y sabiendo en lo que estamos pensando hacer.

Daniel

Apasionado de la energía solar como medio para que tanto viviendas particulares como empresas sean capaces de rotar a una energía más limpia y a la vez más barata.

Reciente