8 Maneras de Financiar una Instalación De Placas Solares (Autoconumo)

Una instalación de placas solares sobre el tejado de nuestra vivienda o de nuestro negocio puede suponer una inversión de entre 4 y 5 cifras. No todo el mundo puede permitirse ese desembolso de dinero. Por ello quise hacer una investigación sobre las opciones que podemos encontrar para financiar la instalación y ver si es una buena opción.

¿Se puede financiar una instalación de placas solares? La financiación para instalaciones de este tipo suelen ser más favorables que otras para diferentes propósitos. El hecho de que una instalación solar se amortice así misma facilita a bancos y empresas a aportar financiación al suponer un una inversión con un retorno atractivo y rápido.

Antes de pasarse al autoconsumo solar es importante tener en cuenta todos estos números y si vamos a ser capaces de afrontarlos. Por ello te dejo aquí todo lo que necesitas saber para que sepas hacerlo todo.

Consideraciones Antes de Financiar Una Instalación Solar

Antes de decidir hacer la financiación de nuestras placas solares debemos tener en cuenta ciertas consideraciones. Te las explico a continuación:

  • Financiar la Instalación puede ser buena opción incluso si tenemos el dinero para hacerla: Como en las empresas, cualquier inversión puede ser susceptible de ser financiada. Simplemente debes hacerte el siguiente planteamiento: En qué lugar mi dinero va a estar mejor. Si además de las placas solares se pueden hacer inversiones que van a dar un rendimiento mejor tiene sentido hacer la instalación de manera financiada ya que nuestro dinero estará dando rentabilidad por otro lado.
  • Financiar la compra supondrá un mayor coste final de la instalación: Como todas las deudas suponen el pago de un interés y por lo tanto un encarecimiento final de la instalación. Sin embargo tendremos un pago más cómodo de la instalación al no tener que desembolsar una cantidad inicial.
  • No solo se puede financiar una instalación solar de placas fotovoltaicas sino también de placas térmicas: Así se pueden hacer instalaciones de Agua Caliente Sanitaria como alternativa al de una caldera de gas propano o que use algun combustible fósil.
  • Los negocios, los grandes beneficiados: Al necesitar instalaciones más grandes y por tanto más costosas, los negocios suelen contar con vías de financiación más eficaces y competitivas que las viviendas unifamiliares. Aún así esto no quita que sea una buena opción para ellas.

Ahora sí, vamos a ver las opciones con las que podemos comprar a la hora de financiar una instalación solar:

1.Leasing de la Instalación Solar

La opción de acuerdo de leasing trata de empresas de instalación de energía solar que se ofrecen a cubrir el coste de las placas, de la instalación y de todo el mantenimiento durante los años de vida de la instalación.

A cambio, nosotros pagamos a la compañía un pago mensual sin tener en cuenta la energía producida de nuestra instalación. Este pago, dependiendo de nuestra localizaión y características de la instalación, suele representar entre un 10 y 25% de ahorro para el dueño de la propiedad en facturas de la luz.

  • Ventajas: La inversión principal de la instalación es inexistente y se cuenta con una empresa que nos hace todo el mantenimiento, monitoreo y cuidado de la instalación. El ahorro por tanto es inmediato y sabemos de primera mano lo que vamos a pagamos a la empresa.
  • Desventajas: El verdadero dueño de la instalación y quien se beneficia en mayor parte es la empresa. Una opción de leasing puede suponer un contrato de 25 años. Lo suficiente como para que la instalación se pague así misma más de 5 veces su valor inicial. De igual modo este tipo de empresas suele beneficiarse de las subvenciones y ventajas fiscales de las instalaciones solares sin repercutir este ahorro en el precio de la energía producida al cliente final.

De igual manera, tener una opción de leasing a largo plazo (unos 25 años) suele dar lugar a tipos de interés mucho más favorables que préstamos de más corto plazo.

2. Acuerdo de Adquisición de Energía

Este tipo de financiación de las placas solares es muy parecido al anterior.

En este, la empresa instaladora también se hace cargo de la inversión, el coste y las reparaciones de la instalación.

Sin embargo, la forma de pago se pacta a través de un precio por kilowatio producido por nuestra instalación. Este precio suele estar ligado al de las compañías eléctricas pero en un porcentaje más barato, que también suele suponer un 10-25% de ahorro:

  • Ventajas: Al igual que la opción de leasing no hace falta invertir un solo euro en nuestra instalación y el mantenimiento es cosa de la empresa. Una consideración importante es que el precio por kilowatio de las instalaciones solares va decreciendo en el tiempo, por lo que a medida que pasan los años se pueden obtener incluso mejores precios.
  • Desventajas: No se es el dueño principal de la propiedad. Sin embargo, este tipo de contratos suelen tener una duración menor y por tanto se obtiene la propiedad de la instalación antes y se podrá disfrutar de la energía 100% gratis del sol antes.

Este tipo de acuerdos de financiación es el que suelen usar las empresas para beneficiarse de los precios por kilowatio.

3. Préstamos sobre el Valor de Mercado de La Propiedad

Al realizar una inslación de estas características no estamos financiando nuestro consumo, algún viaje o la compra de un coche, la cual nos va a suponer más gasto, el cual tendremos que explicar a los bancos.

Las instalaciones solares van asociadas al ahorro. Gracias a ellas vamos a tener menos gastos y por tanto seremos capaces de hacer frente a las cuotas mensuales de los bancos.

  • Ventajas: Los bancos cada vez más están más dispuestos a conceder préstamos a este tipo de instalaciones por las razones ya comentadas. Por ese mismo motivo se pueden conseguir tipos de interés más atractivos de lo normal.
  • Desventajas: A pesar de ser el dueño de la instalación tendremos que tener en cuenta gastos de mantenimiento y cualquier percance que esté relacionado con la instalación. Básicamente tomar un enfoque activo y estar pendientes de que todo va bien en nuestra instalación.

Este tipo de tratos puede tener mucho sentido. Para conocer si es mejor este tipo de financiación que el de las empresas instaladoras tendremos que hacer un estudio detallado de la energía que va a producir y el ahorro que va a suponer nuestra instalación.

4. Hipoteca

El tipo de préstamo más conocido y utilizado en todos los países: la hipoteca.

Podemos asociar la hipoteca de nuestra propiedad (si la tiene) a la instalación solar que vamos a adquirir. Con este pretexto podemos renegociar la hipoteca y obtener mejores condiciones que las que inicialmente se nos ofrecieron.

  • Ventajas: La principal ventaja es la de conseguir mejores tipos de interés y no obtener más créditos sino sumarlo todo al ya existente. Además con el ahorro en energía conseguiremos destinar ese dinero al pago de la hipoteca y así reducir la duración de esta.
  • Desventajas: El hecho de asociar la instalación solar a la casa engrandecerá la deuda que tenemos sobre ella lo que se traduce a más riesgo.

5. Peer-to-Peer (Crowdfunding)

Esta es la opción que está de moda en Estados Unidos.

Esta manera de financiarse es relativamente nueva y suele ser las elegidas por las startups y proyectos disruptivos.

Se trata de plataformas que conectan a los prestamistas con los prestatarios. Usan la economía colaborativa para quitarse al intermediario tradicional: el banco.

  • Ventajas: No hace falta poner la casa como colateral. En este tipo de plataformas pones un anuncio con el proyecto que quieres llevar a cabo. Y si a la gente le atrae el proyecto invertirán en tu instalación solar a cambio de unos retornos preestablecidos.
  • Desventajas: No tener al banco como intermediario no significa que siempre se vayan a conseguir mejores tipos de interés, ya que estos van a ir en función de como de seguro y fiable sea la persona que propone el proyecto. De igual modo los bancos ofrecen ciertas garantías y seguridad que puede que estos métodos no.

6. Compartir la Energía

Muchas de las propiedades no cuentan con amplios tejados para alojar instalaciones solares, y de las que cuentan con tejados no todos son aptos para ello.

Es por eso que surge la alternativa de compartir la energía producida por una instalación.

En estos casos el dueño de la instalación puede compartir su excedente de energía a la persona interesada y cobrar un precio por debajo que el marcado por las compañías eléctricas.

También es una buena opción para las comunidades de vecinos y las urbanizaciones de varias casas juntas.

  • Ventajas: Nos podemos aprovechar de la instalación de otra persona y pagarle un precio pactado que en muchas ocasiones será favorable ya que supone un extra para el dueño de la instalación. Además no nos tenemos que preocupar de costes de mantenimiento y cuidado de la instalación.
  • Desventajas: Encontrar a una persona con una instalación solar cercana a nuestra vivienda y que encima esté dispuesta a vendernos su excedente no es algo que esté generalizado y por tanto no todo el mundo puede conseguir. Además, al no haber un mercado organizado tendremos que negociar las condiciones entre las dos partes. En el caso de las comunidades de vecinos tiene el adicional de tener que convencer a todos los propietarios de la comunidad, lo cual no siempre es fácil.

7.Compra en Grupo

Las compras en grupo tienen la misma filosofía que compartir la energía solar.

Solo que en este caso se juntan varias personas interesadas en tener una instalación solar en común que provea de energía a varias viviendas o naves industriales y por tanto puedan adquirir la instalación a un precio más asequible.

  • Ventajas: Se consigue una instalación solar a unas condiciones y precio más competitivo.
  • Desventajas: En este caso si que hay un pago inicial, aunque más reducido. De igual modo tendremos que convencer a los otros propietarios que quieran realizar ese tipo de instalaciones y ser capaces de compartir la energía producida.

8. Amigos y Familia

Esta es una opción que mucha gente pasa por alto. El hecho de tener una familia que quiera apoyar nuestra instalación solar puede ser bastante rentable.

Gracias a ello podremos obtener financiación sin un tipo de interés y sin la presión de tener una deuda con el banco.

Sin, embargo tener una deuda con familiares y amigos pone en juego la amistad y las relaciones con familiares, por lo que deberemos dejar todo claro independientemente de que sean familia o amigos.

Daniel

Apasionado de la energía solar como medio para que tanto viviendas particulares como empresas sean capaces de rotar a una energía más limpia y a la vez más barata.

Reciente