Coches eléctricos con paneles solares, por qué no es viable su instalación por el momento – Urban Tecno

Compartir

Los coches eléctricos aún no son compatibles con la instalación de paneles solares en sus carrocerías. He aquí la clave de la dificultad de su inclusión.

Los coches eléctricos siguen teniendo un problema principal respecto a las alternativas convencionales de combustión interna. La falta de suficiente autonomía sigue lastrando su crecimiento, aunque esta no es su única debilidad. Es cierto que puede resultar muy eficiente la tecnología eléctrica en determinados usos, tales como la conducción en ciclo urbano. Pese a ello, si se pretende recorrer distancias fuera del plano de la ciudad, parece más inteligente apostar por una mecánica convencional.

Para mejorar la autonomía, hay varias alternativas, siendo el incremento de la densidad de las baterías la solución más destacada a valorar. Otra opción que a lo largo de los últimos parece haber cobrado peso ha sido la incorporación de paneles solares en la carrocería. Esta solución, no obstante, no termina incluyéndose en el equipamiento de los vehículos eléctricos actuales. ¿Cuáles son los problemas que se encuentra esta tecnología? La viabilidad comercial y técnica no es suficiente.

Varios son los inconvenientes que hay detrás de la falta de apuesta por su incorporación en la automoción. Es cierto que en el pasado se han podido ver ejemplos diversos, pero no es algo generalista que pueda tener una clara aceptación en el mercado. Los costes de desarrollo son grandes, ya que no vale cualquier tipo de placa fotovoltaica. Además, el rendimiento es muy pequeño en relación con las necesidades de un coche eléctrico, por lo que no puede haber una dependencia de la toma de corriente.

Veamos, con más detalle, por qué los paneles solares no están preparados todavía para formar parte del equipamiento del coche eléctrico, qué beneficios aportan en la actualidad estos elementos distintivos y, por supuesto, cómo hay algunos prototipos que siguen luchando por encontrar un foco de eficiencia a través de esta técnica. He aquí las claves de esta tecnología.

Paneles solares en la carrocería, una idea que no es nueva en el sector

El mejor ejemplo para entender la dificultad de instalación de placas solares nos lo muestra Tesla. Elon Musk, el máximo exponente de la compañía, también posee SolarCity, una empresa que está especialmente centrada en el desarrollo de placas solares. Teniendo en cuenta esto, podrían obtenerse fácilmente sinergias, ¿verdad? Lo cierto es que no entra en los planes de Tesla incorporar placas fotovoltaicas en sus automóviles en el corto plazo.

De acuerdo con la información proporcionada por Slash Gear, no es viable en términos técnicos ni, por supuesto, económicos. La ventaja en autonomía que se consigue no es suficiente para legitimar los cambios estéticos que se requieren para extraer el máximo potencial de esta tecnología. Esto hace muy difícil su expansión en el mercado. De hecho, Engineering Explained demostró, en términos teóricos, cómo era imposible, mediante la tecnología actual, la incorporación de esta solución para ganar autonomía.

Para ello, se basó en las características de un Tesla Model 3. Teniendo en cuenta el espacio disponible en el techo, la instalación de una placa solar apenas agregaría 1,5 kW. Gracias a ella, el vehículo tan solo podría desplazarse a una velocidad máxima de 43 km/h. Además, el vehículo tardaría hasta 8,3 días en cargar completamente las baterías que incorpora sobre el chasis. ¡Ojo! Y esto teniendo en cuenta que las condiciones climatológicas lo permitan.

Como ves, se trata de un registro que no es lo suficientemente eficiente como para sentirse atraído/a por la propuesta. Pese a ello, hay ciertas empresas en el mercado que están continuamente investigando cómo mejorar la eficiencia de la tecnología de esta clase aplicada a la automoción. Los mejores ejemplos de ello nos lo muestra el Lightyear One y el Sono Sion, 2 alternativas que están encuadradas en segmentos distintos, pero que comparten una forma de trabajar parecida.

Varias son las empresas que trabajan por incluir paneles solares en los coches

En el pasado, empresas como Volkswagen incorporaba techos con células fotovoltaicas para apoyar el sistema eléctrico en casos de necesidad. Esto, no obstante, no ha tenido mucho más recorrido debido, sobre todo, a lo mencionado anteriormente. Ahora bien, ¿y si hablamos de forrar completamente el, vehículo con paneles fotovoltaicos especializados en un determinado vehículo? Las 2 propuestas mencionadas anteriormente ya están trabajando en ello.

Coches eléctricos con paneles solares, por qué no es viable su instalación por el momento

Lightyear ofrecerá productos que no serán para todos los públicos. Electrek

Tal y como se puede observar en la imagen anterior, el Lightyear One ha sido diseñado y producido bajo una perspectiva de la eficiencia de sus paneles solares. Sin embargo, volvemos al problema del principio y es que su potencial propietario deberá cargar el coche a una toma de corriente si lo que quiere es ganar autonomía más rápidamente. Esta opción solo puede tener sentido si se pretende ganar unos kilómetros extra con cada ciclo completo de carga.

El Sono Sion, en cambio, dispone de un equipo de paneles solares que recorren toda la carrocería. Pese a acumular miles de pedidos anticipados, se trata de una tecnología ineficiente en términos de generación de energía. Al fin y al cabo, la incorporación de estas placas en las puertas, por ejemplo, no representan una buena forma de adquirir autonomía, ya que no disponen del grado de inclinación adecuado. Como ves, se trata de un producto muy difícil de ligar, todavía, a la automoción.

Un último caso que puede plantearse es el del reciente Mercedes Vision EQXX. Este prototipo, el cual no llegará a la cadena de producción, se ha convertido en uno de los referentes de la comunidad que apuesta por las placas solares. Pese a ello, es importante destacar que, una vez más, este sistema ha servido, simplemente, como apoyo a la tecnología eléctrica convencional. Se puede desprender, por tanto, que apenas ha agregado unas decenas de kilómetros de autonomía.

Todos estos ejemplos demuestran cómo nos encontramos ante una tecnología que aún debe madurar para hacerse un hueco en el mercado. Sí es cierto, no obstante, que estamos ante una opción con un futuro prometedor. Podría servir, en una fase intermedia, como una opción para extender la autonomía lo suficiente como para incrementar el uso del coche eléctrico. Tendría, por decirlo de alguna manera, un papel parecido al que puede desempeñar el sistema de frenado regenerativo actual.

Temas relacionados: Motor

Compartir

Daniel

Apasionado de la energía solar como medio para que tanto viviendas particulares como empresas sean capaces de rotar a una energía más limpia y a la vez más barata.

Reciente