¿Cómo funcionan las placas solares fotovoltaicas? – Iberdrola

El término fotovoltaico -del griego phos, que significa luz, y del término voltaico, que hace referencia al ámbito de la electricidad- data de mediados del siglo XIX, antes siquiera de que se fabricase la primera célula solar. Aquel primer dispositivo tenía una eficiencia de apenas un 1 % y pasaron décadas hasta que los paneles fotovoltaicos, dispositivos que son capaces de captar la energía de la radiación solar y transformarla en electricidad para su aprovechamiento, comenzaron a encontrar sus primeras aplicaciones. 

Curiosamente, estas vinieron de la mano de la carrera espacial al emplearse en los primeros satélites artificiales. El Vanguard 1, lanzado en 1958 por Estados Unidos, fue el cuarto satélite puesto en órbita en la historia y el primero en usar paneles solares. Gracias a ello, pudo seguir transmitiendo durante siete años a pesar de que sus baterías químicas se agotaron en apenas 20 días. Actualmente, el Vanguard 1 es el satélite más antiguo que permanece en órbita. 

Hoy en día, el crecimiento de la solar fotovoltaica como energía renovable marca una curva exponencial, convirtiéndola en una fuente habitual de electricidad, limpia y barata. Según la Agencia Internacional de la Energía, la capacidad de generación eléctrica a partir de energías renovables crecerá un 50 % en cinco años. Y el 60 % de ese aumento se atribuye al incremento en la instalación de paneles solares fotovoltaicos. 

¿QUÉ SON LOS PANELES SOLARES? 

Los paneles solares son los dispositivos que permiten captar la energía que proviene de la radiación solar y transformarla en electricidad que pueda aprovecharse. Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, se conoce también con este término a los colectores solares, es decir, aquellos que utilizan la energía solar de manera térmica, para producir agua caliente doméstica. Por otro lado, los paneles fotovoltaicos son los que generan electricidad utilizando la energía solar fotovoltaica. 

¿CÓMO FUNCIONAN LAS PLACAS SOLARES?  

Para saber cómo funcionan las placas solares fotovoltaicas hay que tener en cuenta que las células fotovoltaicas de los paneles son las que tienen la capacidad de generar electricidad a partir del impacto de la radiación solar. Estas células, que suelen ser de silicio cristalino o arseniuro de galio, se mezclan con otros componentes como el fósforo o el boro que ‘dopan’ y modifican las propiedades conductoras. De esta forma se crean dos partes, una de carga negativa, y otra de carga positiva. Al exponerse al sol, los fotones (energía lumínica) mueven los electrones (energía eléctrica) y se produce una corriente continua. 

Mediante un inversor, la corriente continua se transforma en alterna, es decir, aquella que llega comúnmente a los hogares. 
 

Daniel

Apasionado de la energía solar como medio para que tanto viviendas particulares como empresas sean capaces de rotar a una energía más limpia y a la vez más barata.

Reciente