Nace una nueva plataforma contra la instalación de una macroplanta fotovoltaica en la Plana Baixa de Castelló – El Salto

“Nosotros reivindicamos que la transición eléctrica tiene que hacerse ya, pero también que ha de ser sostenible”, resume Francisco Andreu, integrante de la Plataforma Energia i Territori Plana Baixa, cuando es preguntado por los motivos del nacimiento de este nuevo colectivo en el sur de Castelló. Sobre los territorios de la Vall d’Uixó, Xilxes y Moncofa está proyectada la construcción de una macroplanta solar, Arada Solar, que abarcaría una superficie de 369 hectáreas, “una cifra salvaje —suponen más de 4.000 zonas anegadas— que equivale más o menos a todo el terreno que hay construido en la Vall d’Uixó”, concreta Andreu. El integrante del colectivo hace hincapié en la cuestión de los cultivos: la construcción de la macroplanta asumiría, asegura, una parte importante del terreno de cultivo que tiene la población de Xilxes.

En su comunicado inaugural, la Plataforma castellonense incide en la idea de que “la agricultura ha sido uno de los pilares fundamentales de la economía y la subsistencia de nuestro territorio” y alerta de que, con la pérdida de un bien tan preciado como es la tierra, “estaríamos perdiendo también para siempre una oportunidad de desarrollo social y económico sostenible con nuestro ámbito más próximo”, haciendo referencia a la hipotética propiedad del territorio en manos de grandes corporaciones que, “como en el caso de esta empresa dedicada a los huertos solares, no ofrecería ningún beneficio a la creación de empleo” en las poblaciones. 

Así, la idea de la Plataforma surgió en diciembre por parte de la inquietud de asociaciones ecologistas y vecindario por defender el territorio, focalizando ahora los esfuerzos en explicar a la ciudadanía los motivos de su oposición al macroproyecto Arada Solar ante la percepción de que los gobiernos “están manteniendo el proyecto en secreto” y la intuición de que el concepto “energía renovable” suena siempre amable. En su página web, la compañía Solarcentury —promotora del proyecto, más tarde absorbida por la noruega Statkraft— hace un llamamiento a las personas propietarias de terrenos en la Plana Baixa para venderlos y “lograr altos rendimientos financieros”, “formar parte del cambio climático” y “reactivar la economía”, asegurando que la macroplanta daría trabajo a 300 personas y proveería de energía a más de 88.000 hogares, una información que Andreu considera “un intento de lavado de cara por parte del oligopolio de las eléctricas y las empresas de capital de riesgo para vender sus proyectos y transición energética”.

Los colectivos y particulares reunidos en la Plataforma no son los únicos que han encontrado pegas al proyecto —y que así lo han hecho saber presentando alegaciones de manera individual durante el periodo en el que el proyecto salió a información pública—; antes de este plazo, la macroplanta también se encontró con la oposición de dos ayuntamientos, el de la Vall d’Uixó y el de Xilxes, que suspendieron a finales de 2021 la concesión de licencias hasta “verlo y poder regular su implantación”, según comunicaron a la prensa local en aquel momento. 

Primeras acciones

Entre las primeras acciones de la recién anunciada Plataforma Energia i Territori se encuentra la mesa informativa sobre el proyecto de la macroplanta Arada Solar que se celebrará el domingo 6 a las 12h en plaza del Centro de la Vall d’Uixó. La idea, adelanta Andreu, es trasladar estas mesas informativas a más comarcas para concienciar de las amenazas que presentan este tipo de proyectos y compartir con la ciudadanía, empresas y entidades alternativas de una transición ecológica “verdaderamente sostenible”. 

Daniel

Apasionado de la energía solar como medio para que tanto viviendas particulares como empresas sean capaces de rotar a una energía más limpia y a la vez más barata.

Reciente