Paneles solares: eficiencia sin renunciar a la estética en proyectos residenciales – Plataforma Arquitectura

Paneles solares: eficiencia sin renunciar a la estética en proyectos residenciales

Incluir estrategias de sustentabilidad dentro de los proyectos arquitectónicos no es una simple tendencia, es una necesidad. Cada vez somos más conscientes de la importancia de tratar los recursos naturales de forma responsable, así como de comprender los factores climáticos que intervienen en el diseño de un proyecto.

Entre diferentes estrategias, activas o pasivas, la incorporación de la energía solar es una de las más demandadas en el ámbito de la arquitectura residencial. Además de recibir incentivos en diferentes partes del mundo, el uso de sistemas solares lidera la demanda dentro de las soluciones sustentables precisamente porque los beneficios de su instalación se pueden ver en poco tiempo con una reducción de hasta un 95% en el gasto energético mensual. Además, la vida útil de un panel solar puede alcanzar los 25 años, funcionando de forma completamente autónoma y requiriendo solo una limpieza básica una vez al año.

Casa Yin Yang / Brooks + Scarpa Architects. Via Brooks + Scarpa ArchitectsCasa Jenson-DeLeeuw NZE / Paul Lukez Architecture. © Greg PremruCO2 Saver House / Peter Kuczia. Passive House / Karawitz Architecture. © Hervé Abbadie and Karawitz + 15

Sin embargo, a pesar de la popularización de los sistemas de captación solar dentro de los proyectos arquitectónicos debido a sus numerosas e innegables ventajas, su aplicación en términos estéticos sigue siendo un obstáculo para arquitectos y clientes. El gran desafío parece ser integrarlos en el diseño arquitectónico, alineando su presencia desde el inicio de la concepción proyectual y no solo agregándolos sobre el proyecto ya terminado.

Hoy en día, también existen algunas alternativas que permiten una mejor integración de esta tecnología en la arquitectura, ya que actualmente los paneles fotovoltaicos pueden actuar como elementos de cierre en cubiertas planas o inclinadas, revestimientos de fachadas, elementos huecos para dar sombra como pérgolas, celosías o balcones, entre otros.

En este sentido, además de la aplicación tradicional, algunos ejemplos traen el sistema solar integrado al proyecto arquitectónico, como es el caso de la Casa Yin Yang construida en California. Su sistema, desarrollado por estudiantes del Departamento de Energía de EE. UU., combina con elegancia la tecnología de la ingeniería con la estética de una buena arquitectura residencial. Gracias a su superficie plana y uso bifacial, los paneles fotovoltaicos son capaces de absorber energía solar por luz directa en la parte superior y por luz reflejada en la parte inferior, maximizando la cantidad de energía solar recolectada por metro cuadrado. Además, crean una interesante composición estética y volumétrica cuando se aplican en balcones, como es el caso.

Casa Yin Yang / Brooks + Scarpa Architects. Via Brooks + Scarpa Architects
Casa Yin Yang / Brooks + Scarpa Architects. Via Brooks + Scarpa Architects
Casa Yin Yang / Brooks + Scarpa Architects. Via Brooks + Scarpa Architects
Casa Yin Yang / Brooks + Scarpa Architects. Via Brooks + Scarpa Architects

Siguiendo esta misma línea, la casa Bundeena Beach cuenta con un sistema fotovoltaico de dieciséis paneles y una batería Tesla, visto como un estanque de reflexión lineal dentro del diseño de la cubierta ajardinada, proporcionando toda la energía necesaria al propietario. La premisa principal de este proyecto fue la integración completa de los paneles fotovoltaicos en el diseño de la casa, sirviendo como ejemplo de cómo las características ambientales pueden mejorar, en lugar de dañar, un proyecto.

Bundeena Beach House / Grove Architects. © Michael Nicholson Photography
Bundeena Beach House / Grove Architects. © Michael Nicholson Photography

Hablar de aplicación innovadora del sistema solar en los hogares sin mencionar el concurso de estudiantes Solar Decatlhon es imposible. Conocido como las «Olimpiadas de Arquitectura Sostenible», Solar es una competencia de diseño bianual que desafía a 20 equipos académicos a diseñar, construir y operar casas solares atractivas, asequibles e independientes de la red. Entre los numerosos modelos que se construyen en todas las ediciones, uno de ellos destaca precisamente por ser un sistema de paneles solares flexibles. UrbanEden, la propuesta de Carolina del Norte en la edición de 2013, se alimenta de un conjunto de paneles fotovoltaicos instalados sobre un sistema de rieles en el techo de la casa. Los paneles se pueden mover sobre la cubierta, proporcionando sombra a los ambientes externos y la fachada sur durante el verano. En invierno, se retraen, permitiendo la calefacción e iluminación pasiva por la fachada sur. Una aplicación creativa que puede generar composiciones estéticas interesantes y versátiles.

Solar Decathlon © Jason Flakes/U.S. Department of Energy Solar Decathlon
Solar Decathlon © Jason Flakes/U.S. Department of Energy Solar Decathlon

No obstante, también cabe mencionar algunas aplicaciones más habituales que también muestran cuidado en la composición formal y estética, como es el caso de Casa Jenson-DeLeeuw NZE. Construida en USA, la casa tiene un espacio de 200 m² para generar energía renovable, sustentando las necesidades energéticas de la casa y alimentando completamente un vehículo eléctrico. La cubierta se diseñó en la posición e inclinación necesaria para albergar sus 56 paneles fotovoltaicos que, a su vez, crean una planta singular y llamativa. Su coloración oscura también ayuda en el diálogo con la paleta de materiales utilizados en la casa. Esta misma estrategia de incorporar los paneles formando un plano inclinado se utiliza en el proyecto Passive House, añadiéndolos a la cubierta cubierta con estructura de bambú.

Casa Jenson-DeLeeuw NZE / Paul Lukez Architecture. © Greg Premru
Casa Jenson-DeLeeuw NZE / Paul Lukez Architecture. © Greg Premru
Passive House / Karawitz Architecture. © Hervé Abbadie and Karawitz
Passive House / Karawitz Architecture. © Hervé Abbadie and Karawitz

Todavía hablando de la composición integrada a los techos inclinados, las casas Newhall South Chase cuentan con un panel fotovoltaico de 5,4 m² en el techo. A pesar de la escala mucho más modesta que el ejemplo anterior, su composición en la pendiente del techo revestido de piedra gris se vuelve discreta y al mismo tiempo eficiente.

Newhall South Chase / Alison Brooks Architects. © Paul Riddle
Newhall South Chase / Alison Brooks Architects. © Paul Riddle

Sin embargo, es posible aprovechar el lenguaje estético del panel fotovoltaico para crear distintas composiciones y contrastes dentro del proyecto arquitectónico y, en lugar de mantenerlo lo más discreto e imperceptible posible, convertirlo en un elemento llamativo. La CO2 Saver House es un buen ejemplo de esta estrategia cuando coloca los paneles solares en la fachada principal, en línea con el techo acristalado, marcando también la estructura prominente.

CO2 Saver House / Peter Kuczia.
CO2 Saver House / Peter Kuczia.

Aunque las opciones disponibles en el mercado hoy en día son todavía limitadas, principalmente en términos estéticos, la tecnología de la sostenibilidad avanza cada día, como paneles producidos con restos de comida que convierten la radiación UV en luz visible y generan electricidad o tejas solares que camuflan completamente en el tejado. Pero mientras esta tecnología no nos alcance a todos, seguiremos ejerciendo la creatividad para encontrar el equilibrio entre funcionalidad y estética dentro de los proyectos.

Daniel

Apasionado de la energía solar como medio para que tanto viviendas particulares como empresas sean capaces de rotar a una energía más limpia y a la vez más barata.

Reciente