¿Se pueden pisar los paneles fotovoltaicos? – Noticias de la Ciencia y la Tecnología

Muchas personas creen que los paneles solares son muy resistentes y no pasa nada si se pisan. Incluso vemos constantemente en internet fotografías de personas que realizan tareas sobre los paneles, limpiándolos o simplemente haciendo comprobaciones. Sin embargo, los paneles fotovoltaicos no se deben pisar.

Por desgracia, ese tipo de fotografías no son de auténticos profesionales de la fotovoltaica. Son fotos efectuadas para venderlas a revistas o portales de internet. El problema es que no se asesoran con un instalador y hacen fotos con poses muy bonitas, pero sin ningún rigor técnico.

[Img #66497]

Además, en este tipo de fotos o videos de YouTube las personas no están usando ningún sistema de seguridad. Cualquier técnico en fotovoltaica sabe que para trabajar en un tejado se debe disponer de una línea de vida y los técnicos debeb ir con su correspondiente arnés de seguridad y siempre atados a la línea de vida.

Problemas que surgen al pisar los paneles solares

Los colectores fotovoltaicos están diseñados a partir de una lámina de cristal y obleas de silicio, para captar la luz solar. Sin embargo, se les dota de un marco y una lámina posterior de aluminio para darles cierta consistencia. Además, este armazón sirve para que se puedan fijar a las estructuras fotovoltaicas, que son las que deben aportar la rigidez necesaria para que los paneles no sufran.

Debido a que la base de las placas fotovoltaicas es de vidrio, estos son frágiles y al pisarlos se pueden producir pequeñas roturas, aunque no se vean. En realidad, los técnicos en fotovoltaica las denominan microfisuras.

Aparentemente, el colector solar está bien, pero internamente las celdas fotovoltaicas se han roto. Con esta pequeña fractura se produce una rotura en la conexión eléctrica o en su caso se ha debilitado. A partir de esto se derivan diferentes efectos que van a perjudicar a nuestra instalación fotovoltaica.

Disminución del rendimiento

Las placas solares disponen de pequeños diodos que hacen de puerta para la electricidad. Estos sirven para que en caso de sombras o fallos en alguna celda solar se corte el paso por dicha zona, de modo que los diodos anulan la parte del panel solar afectada y no todo el panel.

Para entender por qué se hace esto debemos conocer cómo funciona una instalación fotovoltaica. Los paneles se van uniendo de modo que se aumenta la tensión o la intensidad. Así se consiguen los valores necesarios para el suministro eléctrico. Cuando una placa falla, puede causar el corte de todas las placas que estén conectadas a ella.

En el caso de una microrrotura, producida por pisar los paneles solares, estamos anulando parte o un colector entero. A priori, una persona sin experiencia pensaría que solo se pierde la energía que genera esa placa o parte de ella, sin embargo, estamos perdiendo todo el trabajo de las placas que estén conectadas con la afectada.

[embedded content]

✓ Aparición de puntos calientes

En el lugar de un panel solar donde se ha producido una microrrotura, la electricidad intenta pasar, pero encuentra un camino más difícil. Es entonces cuando se producen pequeños arcos eléctricos, chispas y un aumento de la temperatura. Estas zonas se llaman puntos calientes o “Hot Spots” y deben localizarse antes de que produzcan problemas mayores.

Es por ello que durante las tareas de mantenimiento o cuando el inversor indique algún problema, se debe hacer un análisis de temperaturas de las placas. Los técnicos inspeccionarán las placas para encontrar los puntos calientes y cambiar las placas afectadas que provocan una disminución en la generación eléctrica.

[Img #66498]

Si no se soluciona el problema de los puntos calientes, estos pueden derivar en incendios que destruyan toda nuestra instalación o parte de ella.

Disminución de la vida útil de los paneles solares

Cuando una instalación fotovoltaica se calcula y se instala de forma correcta, los colectores fotovoltaicos pueden durar perfectamente 30 años. Además, debemos realizar una revisión o mantenimiento anual, para realizar pequeñas comprobaciones del estado de todos los componentes, la limpieza de las placas solares, chequear sus conexiones eléctricas y el estado de su anclaje.

Cuando se produce alguna microrrotura en las placas, estas pueden verse afectadas en su duración. De modo que en vez de los 30 años de funcionamiento pueden dejar de trabajar o bajar su rendimiento de manera sensible mucho antes. En algunos casos incluso pueden quedarse con solo 10 años de vida útil.

Teniendo en cuenta que la amortización de las placas se produce entre los 7 y 9 años, la reducción de la vida útil debida al pisar los paneles solares, puede dejarnos sin el rendimiento esperado. Así, las familias y empresas que están apostando por el autoconsumo pueden ver su inversión frustrada, por unas simples pisadas sobres los paneles solares.

¿Cómo asegurar una instalación fotovoltaica productiva?

Acudir a profesionales con experiencia es fundamental para que nuestra instalación fotovoltaica tenga el rendimiento adecuado. Con el cálculo correcto de necesidades y el adecuado dimensionamiento de la instalación (paneles, cableado, inversor, estructura y seguridades eléctricas), disfrutaremos de electricidad gratuita.

Además, debemos seguir los consejos del instalador y realizar las revisiones y mantenimientos adecuados para garantizar que todo sigue funcionando como debe. Por ejemplo, hay que proceder a la limpieza de las placas para eliminar la suciedad, polvo o arenilla que se deposita sobre ellas, pues esta suciedad provoca una disminución del rendimiento.

Centrándonos en las placas solares, es muy importante que el cálculo y el dimensionamiento sea correcto, de manera que se instale la cantidad de placas adecuada para nuestro consumo, siempre y cuando tengamos espacio suficiente y que no se vean afectadas por sombras.

Querer aprovechar cada metro cuadrado de nuestro tejado para colocar paneles sin tener en cuenta las sombras que se producen, es un error, ya que las sombras hacen que el rendimiento de los paneles baje. El problema es que no solo se perjudica la placa que tiene la sombra, sino que se ven afectadas todas las placas que están conectadas con ella.

Por ello, que un instalador cualificado realice un estudio de situación, analizando las sombras y buscando la ubicación y orientación de los paneles más adecuada es relevante. En definitiva, nuestro consejo es acudir a un auténtico profesional y desde Hogarsense nos ayudan a encontrar los mejores.

Daniel

Apasionado de la energía solar como medio para que tanto viviendas particulares como empresas sean capaces de rotar a una energía más limpia y a la vez más barata.

Reciente