Tarifa energética: cuánto puede ahorrar una empresa al usar paneles solares – La Voz del Interior

Con un precio internacional del petróleo que se multiplicó luego de la guerra en Ucrania y la quita de subsidios que se dará en Argentina durante 2022, el reemplazo del consumo tradicional por fuentes de energía renovable se hizo más conveniente.

Esto es lo que analizan los especialistas de la consultora Quantum e Iris Energía, liderados por Fernando Damonte. En un encuentro con diversos actores, junto a Elías Curi, Marcelo Sufe y Ana Damonte presentaron un análisis del impacto de las modificaciones tarifarias de este año y la rentabilidad que podría brindar una inversión en paneles solares para distintos segmentos de usuarios.

“Esta crisis mundial con precios del petróleo tan alto es una oportunidad para acelerar la transición al uso de energías renovables. En Argentina, la energía solar es una alternativa a una tarifa que aumenta”, señalaron. Entre los empresarios que escucharon la exposición, reconocieron que hace un par de años las empresas no pensaban invertir en energía “verde” porque el gas era barato, pero con las subas que se prevén para este año la ecuación cambia.

“Hoy la inversión en energía renovable es de alta rentabilidad en dólares y se recupera en muchos menos años”, agregó Damonte.

Esta es una de las razones por las que la generación distribuida con la energía fotovoltaica (solar) aumentó tanto en el país. “En 2021, se triplicó la potencia instalada y se duplicó la cantidad de usuarios, la mayoría grandes o no residenciales. El año pasado se instalaron seis mega de potencia en paneles solares y en los primeros cuatro meses de 2022 fue la misma cantidad. El 60 por ciento del total está en Córdoba”, puntualizó Sufe.

Distintos usuarios

Ana Damonte realizó un análisis del ahorro que implica reemplazar fuente convencional por la fotovoltaica. La ecuación cambia según el tipo de usuario porque depende en qué momento del día utilizan la energía, qué nivel de subsidios tienen y cómo se compone la tarifa.

En el caso de los grandes usuarios de distribuidora (Gudi), con un consumo superior a 300 KW de potencia, la instalación de paneles permitiría el autoconsumo de la mitad de los kilovatios y, como desde mayo ya pagan la tarifa plena de generación sin subsidios, eso se traslada al ahorro del costo variable. En este caso, la factura también incluye componentes fijos de potencia instalada.

Con todo, el cambio a energía solar generaría una reducción del 38 por ciento en el monto final a pagar, según valores calculados para agosto de 2022, superior a lo que aumentará por la quita total de subsidios. En este caso, la inversión en paneles, con un costo que ronda los 900 dólares por kilovatio, arrojaría una rentabilidad del 16 por ciento en dólares y demoraría 5,8 años en recuperarse.

El resto de los usuarios no residenciales (industrias, comercios, producciones primarias) podrían reemplazar la compra de energía a la red en un 40 por ciento, aproximadamente. En este caso, la tarifa no tiene parte fija pero incluye la parte de la distribuidora (Epec o cooperativas). Así, la rentabilidad final ronda el 2 por ciento y la inversión se recupera en 4,6 años. En este caso, hay una gran diferencia entre usuarios no residenciales con el 71 por ciento de subsidios (la situación actual) y el hipotético caso de una quita total para el costo de generación. En este último caso la rentabilidad de la inversión sube a casi el 34 por ciento y el período de recupero se acorta a menos de tres años.

Si este segmento pagara la tarifa plena de generación, el reemplazo por energía solar permitiría ahorrar un 40 por ciento en el valor final de la factura (con impuestos incluidos). Por ahora, este sector tiene una reducción parcial de los subsidios pero no una quita total.

Usuarios residenciales

En el caso de los domicilios particulares (residenciales) la conveniencia es menor porque el uso de la energía se distribuye en forma más uniforme durante todo el día (en la noche deberían usar energía de la red) y autoconsumo bajaría a un 30 por ciento del total. En este caso, la inversión en paneles solares, que ronda los 1.500 dólares por kilovatio de potencia instalada, se recuperaría en 6,5 años con una rentabilidad de 14 por ciento para la situación actual.

Los consultores aquí también realizaron una simulación respecto a casos en los que hubiera una quita total de los subsidios que reduce el período de recupero a menos de cuatro años y la rentabilidad la eleva al 27 por ciento.

Este podría ser el caso del 10 por ciento de los hogares que la Nación pretende que abonen la tarifa plena (segmentación que todavía no fue definida). Para un consumo de 800 kilovatios por mes, el ahorro de la factura en Córdoba con la instalación de paneles solares sería del 32 por ciento.

Daniel

Apasionado de la energía solar como medio para que tanto viviendas particulares como empresas sean capaces de rotar a una energía más limpia y a la vez más barata.

Reciente