Tesla se prepara para la fase beta de FSD a nivel mundial

Actualmente Tesla cuenta con 160.000 clientes que, voluntariamente, están probando el sistema «Full Self-Driving» (FSD) de asistencia a la conducción de Nivel 2. Son clientes que han pagado miles de dólares por una prestación que todavía no está disponible abiertamente, solo para los conductores con mejor historial de seguridad de Estados Unidos y Canadá.

Durante el AI Day de Tesla, celebrado ayer, Elon Musk comentó que la beta con invitación debería estar lista para su despliegue a nivel mundial para finales de año. No solo eso, se espera una gran actualización durante octubre, sin entrar en más detalles. Si se hace como en Estados Unidos, tendrán sitio primero los conductores con las puntuaciones más altas.

En determinados países el despliegue de FSD estará condicionado a que las autoridades den el visto bueno, y como eso va principalmente por lo que respecta a Europa, puede que haya que esperar un poco más. A nivel legal el sistema FSD de Tesla es una ayuda a la conducción, ya que la persona detrás del volante no puede perder de vista el parabrisas en ningún momento.

No deja de ser un sistema que todavía está lejos de estar completo. El objetivo de Tesla es que el FSD permita la conducción totalmente autónoma (ni más ni menos, es lo que promete) del punto A al punto B, pudiendo dedicarse el conductor a cualquier tarea que considere menester mientras tanto. De momento, eso no es legal en Europa, apenas se han concedido y de forma limitada homologaciones de Nivel 3 SAE.

Eso sí, el crecimiento de conductores evaluando el sistema FSD aumentará de forma considerable. Solo en Norteamérica se ha pasado de 2.000 a 160.000 participantes en la beta en el espacio de un año. En pocos meses se podría llegar al millón. Esto, evidentemente, mejorará la precisión de la red neuronal, aunque sigue habiendo un cuello de botella en forma de desarrolladores humanos que deben analizar qué ha fallado cada vez que un conductor se ve obligado a tomar el volante.

En el caso concreto de España, conducir con las manos retiradas del volante entra en una zona muy gris y es posible recibir una denuncia por partes ambiguas de la norma, como el Artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación: «El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía».

Vía | InsideEVs

Daniel

Apasionado de la energía solar como medio para que tanto viviendas particulares como empresas sean capaces de rotar a una energía más limpia y a la vez más barata.

Reciente